Cargando

Tras pasar por el altar ya te quiere 8.

El otro día quedé con una chica. Venía a ver mi piso. Una vez visto, me dijo:

–          “me lo quedo con todo el dolor de mi corazón”.

Al oír eso, le pregunté:

–          “¿Oye, y por qué con todo el dolor de tu corazón?”

No es cuestión de alquilarle el piso a un inquilino no convencido…

–          “Es que acabo de dejarlo con mi novio…”

La verdad es que la respuesta me preocupó. Como arrendadora, prefiero tener a alguien 100% convencido de su decisión y a esta chica le encanta el piso, pero no le gusta nada el haberlo dejado con su novio. Y el caso es que en mi casa, no caben dos.

Así es que tenía dos opciones: o decirle que se lo pensara dos veces y me reconfirmara su ruptura antes de firmar el contrato, o pasar al plan B que consistía en reafirmar su decisión de haber dejado al novio. Y no sé por qué opté por el plan B.

–          «¿Puedo darte un consejo?“

–          «Sí, claro.”

–          «Mira, yo llevo casada 14 años, tengo dos hijas y algo sé de estos temas. En realidad esto es como cuando compras un coche en el concesionario.“

–          «¿Cómo?”, preguntó con estupor.

–          «Sí. Ya sabes que si compras un coche, en cuanto sales del concesionario tu coche ya vale la mitad.  ¿No?“

–          «Sí, es cierto.”

–          «Pues con las relaciones pasa lo mismo. Tienes que encontrar a un novio que te quiera 10, porque en cuanto sales de la iglesia cogida del brazo ya te quiere 8. Y ahí no acaba la cosa: después del primer hijo te quiere 6. Y después del segundo, 5… Así es que es muy importante que encuentres a uno que te quiera 10 para que la cosa pueda bajar sin que os estampéis.“

La chica no sabía qué decirme. Por un lado pensaba: ¿qué hace ésta dándome consejos de vida sin conocerme de nada? Por otro lado reflexionaba sobre lo que le acababa de decir. Hubo un instante en el que no sabía si había metido la pata o no. Pero ya estaba hecho. Ya no podía volver atrás. Y de pronto me dice:

–          “Pues no sé si tienes razón o no. Pero éste no llega al 6 (grado de querencia), así es que me alegro de haberlo dejado. ¿Dónde hay que firmar?”

Conclusión: Tengo nueva inquilina, pero no sé lo que durará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *