Cargando

«Una gurú de la anorexia en Twitter».

Hoy ha salido a relucir la noticia de una “gurú de la anorexia” a la que siguen más de mil personas en twitter. Esta persona anima a sus seguidores a no probar bocado, a ir al cuarto de baño con discreción después de cada comida. Bendice los laxantes, maldice la alimentación e insta a las empresas a que pongan fotos de “gordos” en los envoltorios de sus productos.

Desgraciadamente conozco mucho esa enfermedad. Está tan extendida que me cuesta trabajo encontrar a alguien que, a su vez, no conozca a una persona que la haya padecido. En mi caso fue una de mis mejores amigas. Una chica de 16 años a la que efectivamente le sobraba algún kilo, pero que tenía una cara preciosa y un encanto especial. Patricia era hija de un diplomático venezolano, le había costado lo suyo adaptarse a aquel destino pero lo había conseguido. A pesar de su sobrepeso, tenía un grupo de amigos fantástico, muchos planes divertidos y hasta un novio del cual estaba totalmente enamorada. Como es habitual en esa profesión, a su padre le nombraron en otro destino justo cuando Patricia mejor se lo estaba pasando. El cambio de puesto suele ser bastante duro: hay quienes lo superan fácilmente, a quienes les cuesta un poco más y hay algunos que no lo superan. A Patricia le costó una anorexia. Pero de las de caballo. ¡Pasó de pesar 65 kilos a pesar 35! ¿Sabéis lo que es eso? Comía el equivalente a medio quesito de “La Vache qui rit” en dos semanas. Perdió grasa, masa muscular, pelo, dientes, uñas, pecho, y, lo que es peor, la sonrisa y le quitó la sonrisa a su familia. Pasó de ser una chica robusta pero sana y feliz, a ser un despojo gris envuelto en piel y en silla de ruedas.

Con el tiempo y el firme apoyo y seguimiento de los suyos, lo superó. Hoy en día está totalmente recuperada y recuerda aquella etapa de su vida como la peor. Con este post, sólo quiero mostrar mi más absoluto desprecio hacia esta “gurú de la anorexia”. Aunque esté en contra de la censura, estimo que en estos casos habría que aplicarla tajantemente. Yo, personalmente, la considero un peligro público que presuntamente puede acabar con la vida de muchas personas y destrozar miles de familias. Es más, voy más allá: @anamiaanamia debería estar en la cárcel, bien alimentada, con espejo y sin cuarto de baño cerca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *