Cargando

¿Soy friki por probar?

Según wikipedia, friki es algo extraño, extravagante, estrafalario, fanático. Es un término coloquial para referirse a una persona cuyas aficiones, comportamiento o vestuario son inusuales y llaman la atención.Yo descubrí ese término hace algo menos de cuatro años, cuando empecé a trabajar en el mundo de Internet. Sabía que existía gente extraña pero yo les llamaba raros o nerds.

Una de las películas que me encantaba cuando tenía 10 años era “Revenge of the Nerds”. En ella, “un grupo de marginados funda su propia fraternidad después de haber sido rechazados por todos los demás grupos del recinto universitario. Finalmente se la juegan en un partido de fútbol americano, en el que el equipo de la universidad planea aplastar a sus homólogos inadaptados”. Tendríais que ver a los marginados, unos seres esperpénticos que no se socializan y que parecen hablar en clave. En definitiva unos frikis muy profundos con los que jamás pensé sentirme identificada.

Y, ¿por qué os cuento esto? Porque hoy mi marido me ha llamado friki. Sí, como lo leéis. Esta mañana y con una sonrisa de oreja a oreja, le he comentado que estaba feliz porque Gabi Castellanos (considerada por la revista Fast Company una de las 50 personas más influyentes del mundo) me había invitado por Twitter al encuentro #RonAndTweets que organiza Ron Matusalém. ¿Es esto tan raro? Os lo pregunto porque sé que los que me leéis no estáis especialmente metidos en el mundo del socialmedia y de la tecnología y sé que podéis darme una respuesta objetiva. Os eschucho.

En mi opinión, asistir a un evento al que importantes blogueros acuden para desvirtualizarse y verse las caras no es friki sino emocionante. Es el súmmum de las relaciones públicas. Y conseguir que me inviten por Twitter y sin que me conozcan de nada es absolutamente genial. Twitter te ofrece la posibilidad de abrirte al mundo, de interactuar hasta con Obama si te apetece, de estar enterada de lo que pasa al minuto y de leer opiniones de todo tipo. Basta con crearte una cuenta, seguir a personas que te interesen y “voilà”.

“Voilà” que no “voyeur”. El que no interactúa no crece personalmente. Puedes estar en twitter solamente para observar y leer pero ten por seguro que si no pones de tu parte, ni conocerás a gente nueva, ni tendrás debates apasionantes ni dejarás de ser un mero avatar.

Soy consciente, y más tras el dato cedido por @Gemamora, de que a pesar de que España es el segundo país de Europa que más usa Twitter, sólo representamos el 5% de los usuarios mundiales. Eso significa que todavía hay muy poca gente metida lo cual puede contribuir a que los que aún no tienen perfil me llamen friki. Sin embargo, deciros que Twitter continúa con un imparable crecimiento y su uso diario sigue avanzando. Además, te atrapa en su red y crea adicción, casi como la que genera Christian Grey en 50 sombras de Grey.  🙂

Veo ahora con otros ojos a los protagonistas de Revenge of the Nerds. Para mí, son evangelizadores.

¿Es friki entonces el primero en probar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *