Cargando

@porveraplaya

“- No sé porqué te metes en tantos líos.”

Eso es lo que me dijo mi amiga Paula cuando le conté por teléfono mi día a día tras la riada que el pasado 28 de septiembre arrasó mi paraíso veraniego.

Si lo piensas desde la razón, tiene mucha razón. ¿Qué necesidad tengo yo de preocuparme tanto porque Vera se reconstruya? Ninguna. Mucho más fácil y cómodo es dejar que el tiempo pase y aparecer por allí el verano que viene a disfrutar. Seguro que para entonces, todo esté solucionado. Total, todavía queda un año.

Pero no. No entra en mi cabeza ser racional. En esta cabeza sólo queda ponerse el mundo por Montera y hacer lo que me dicta el corazón. Liarla. Y digo liarla porque al principio, la propia adrenalina del dramático momento hace que actúes tan compulsivamente que, de pronto y sin darte cuenta te ves metida en mi escenario actual que paso a describir:

Una página en Facebook en la que interactuamos bastante y a través de la cual hemos conseguido unir a más de 600 afectados. Una cuenta de twitter (@porveraplaya) en la que recopilamos información sobre Pueblo Laguna y Puerto Rey. Una entrevista en Radio Vera Comunicación, numerosos contactos con diferentes medios de comunicación para que se siga hablando del tema. Ahora mismo estamos pendientes de una acción conjunta con el programa “Diario de” de Mercedes Milá y una posible colaboración con El Ideal de Almería.

Además, y por si fuera poco, hemos removido a Roma con Santiago para conseguir el contacto de David Bisbal. ¿Qué mejor embajador de Almería?

Al margen de otras ideas que tenemos en mente, estamos preparando un calendario benéfico en el que van a participar los vecinos de la zona, van a aparecer todos los destrozos ocasionados por la riada cuya dirección artística va a correr a cargo de Iñaki Martínez Bilbao, un fantástico profesional y mejor persona que se ha ofrecido a hacer esto totalmente desinteresadamente.

No vamos a parar. Al menos yo. No quiero temblar cada vez que el cielo esté gris. No quiero volver a ver mi paraíso marrón. Vera Playa es sinónimo de descanso y de placer. Y nos da tanto que ahora toca devolver.

Soy consciente de que estoy hablando en plural y de que no sabéis a quien me refiero. Sobran nombres propios. Lo que no sobra es decir que sigue existiendo gente de verdad. Gente auténtica. Gente que te da con absoluto desinterés. Gente que, a pesar de tener miles de problemas, se remanga y se pone a tu disposición para trabajar codo con codo por una buena causa.

Y eso es maravilloso. Tan absolutamente espectacular, que vivir esta experiencia no sólo genera endorfinas sino que me proporciona una energía tan pura como adictiva y unas terribles ganas de seguir viva para volver a vivir experiencias como ésta. 

Así es que, tras esta reflexión, creo que ya puedo contestar a Paula:

“- No sabes lo que te pierdes.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *