Cargando

Bendito Facebook

No sé si sabéis que yo soy una gran defensora de Facebook. En realidad, creo que soy su fan número uno. Y puede parecer una frivolidad porque últimamente sólo se asocia a esa red social con cachondeo y falta de privacidad pero dejadme que os cuente mi punto de vista.

Para mi Facebook es la única herramienta que ha permitido ponerme en contacto con personas que nunca pensé volver a encontrar. Los que nos hemos pasado la vida de país en país y hemos dejado grandes amistades en otros puertos, tenemos la gran oportunidad de volver a recuperar a esas personas.

Y diréis: “si fueran grandes amigos seguro que no hubieras perdido el contacto”. Gran error. La distancia es el enemigo número de uno de las relaciones tanto de amistad como de pareja. Bien sabe Dios que yo siempre he luchado por mantener el contacto con amigos internacionales desperdigados por el mundo, enviando cartas y organizando cenas en ciudades estratégicas. Pero lo que cuenta es el día a día y, en cierta manera, Facebook te permite mantener esa relación de día a día.

Por otro lado, al permitirte encontrar a viejos amigos, te permite recuperar viejas sensaciones y rememorar grandes momentos. El famoso: “¿Te acuerdas de…?” hace que te traslades a tu época de adolescente a la velocidad del rayo y eso siempre es de agradecer.

Además, Facebook es el principal impulsor de este blog. Gracias a el tengo los recuerdos frescos y gracias a el mis historias llegan a quienes quiero que lleguen.

Así es que gracias por leerme en países como Argentina, Brasil, Chile, Guatemala, USA y Australia. Eso confirma el poder de Facebook y me ayuda a pensar que mi vida pasada no ha quedado en el olvido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *