Cargando

Confórmate

Confórmate con leer sólo los titulares. ¿Para qué leer todo el artículo si el titular nos lo resume en una sola frase? No tienes tiempo.

Confórmate con tu carrera. Para eso la estudiaste, para ejercerla. ¡Poco importa que las tendencias vayan cambiando, tu ya tienes una carrera! ¿Para qué estudiar más? Total, no hay trabajo.

Confórmate con tus amigos. Son tuyos, ya les conoces. Conoces sus defectos y sus virtudes y les quieres. ¿Para qué intentar conocer gente nueva? ¡Qué pereza!

Confórmate con tu aspecto. Eres así. Y así te conoce tu entorno. ¿Qué más da que estés rellenito o esmirriado? ¿Qué más da que vayas desaliñado? Ande yo caliente…

Confórmate con tu trabajo. Es el mejor del mundo. Llevas años y años ejerciéndolo, lo haces de manera automática y ya eres parte del mobiliario. ¿De qué sirve tener inquietudes profesionales? ¡Agárrate firme a la silla!

Confórmate con tu día a día. Es lo más cómodo y al fin y al cabo no estás mal del todo. ¿Para qué marearte pensando que podrías estar mejor en otra ciudad o en otro país? Más vale bueno conocido que malo por conocer.

Confórmate. Pero luego no te arrepientas. Confórmate con haberte conformado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *