Cargando

Se abre el telón: noche surrealista.

Hace ya varios años, cuando aún no teníamos responsabilidades parentales, salimos una noche a Pachá. Y vaya noche…¡Como para olvidarla! Probablemente sea una de las noches más surrealistas que me haya tocado vivir. Éramos unos cuantos, mi marido y yo, mi íntima amiga María, Paco amigo de Carlos, Inés, amiga de Carlos y Samed, un chico de Arabia Saudí forrado hasta la médula.

La única forma que tengo de contaros aquella noche es por aperturas de telón y escenas. De lo contrario, no os enteraríais.

Se abre el telón:

Escena 1.

Aparecemos Carlos y yo con nuestros amigos en la puerta de Pachá.

Aparece Samed con su porsche y lo aparca prácticamente en las escaleras de la entrada.

Escena 2.

Se ve al personal de Pachá haciéndonos reverencias y colocándonos en un reservado a pié de pista.
Aparecen cinco camareros con seis bandejas con botellas variopintas, dos champañeras y unas copas con hielo que hacían “tilín-tilín” y todo Pachá mirándonos.

Escena 3.

Se ve a Paco y a Inés (que ya habían tonteado otras veces) poniéndose verdes.

Se ve a mi amiga María liándose con Pepe, el primo de un amigo que se encontró por allí, detrás de una cortina.

Se multiplican las botellas, los mirones, sube el tono del cabreo de Paco e Inés y vuelve María.

Escena 4.

Aparece Pepe (el que se acababa de liar con mi amiga María) llorando a moco tendido.

Salimos Pepe y yo, cogidos de la mano, camino de ir a saludar a la ex de Pepe, que pasaba de él pero que por poco me suelta un sopapo.

Escena 5.
Desaparece Paco. Se ha hartado de María y la ha mandado a freír espárragos por lo que se va a su casa.
Se ve a Samed repartiendo fajos de billetes como propina a unos camareros que daban palmas con las orejas.

Se escucha a María diciendo: “hay que liarse con tipos como Samed que estén forrados y que nos retiren”.

Escena 6.

Se ve como nos vamos todos a casa tras una noche de todo menos tranquila y se ve a Samed soltando un billete de diez mil de las antiguas pesetas al aparca de Pachá.

Se cierra el telón.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *