Cargando

No me trate de usted, me puede tuitear.

Mucha gente ignorante en redes sociales se pregunta, cada vez más a menudo, el significado de las palabras «hashtag, retweet o trending topic». En realidad, no son de ninguna manera palabras imprescindibles en nuestro vocabulario. De hecho, miles de personas ni siquiera han oído hablar de ninguna red social y, hoy en día, la población que las utiliza es minoritaria (175 millones de usuarios alrededor del mundo).

Sin embargo, lo que sí que me parece importante resaltar es la relevancia de Twitter en lo que yo considero una auténtica revolución en el mundo de la comunicación. Twitter no es simplemente una red social al uso como Facebook, no es sólo un chat de entretenimiento para comentar o colgar fotos, un canal de citas a ciegas, o un pasatiempos para los empleados desempleados que hay en ciertas empresas. Twitter es mucho más.

Es el mejor trampolín para llegar a quien jamás llegarías por tus propios medios. Y con esto quiero decir algo muy sencillo. Una persona normal con una vida normal jamás podría interactuar con gente ajena a su entorno con la sencillez, inmediatez y facilidad con la que lo hace en Twitter. Puedes decirle a tu cantante favorito lo mucho que te gusta, puedes pedirle a un ministro que te dé explicaciones sobre una medida concreta, puedes desearle suerte a un actor ante el estreno de su última película… Aquí todos somos iguales. Todos tenemos un nombre de usuario y basta con saberse el nombre de la persona a la que te quieres dirigir para decirle lo que te apetezca. De ti depende que te conteste. Sólo de ti.

Además, Twitter es principalmente, la herramienta o medio de comunicación más eficaz y rápido de la actualidad. Cualquier suceso o noticia que ocurre en cualquier lugar del mundo puede ser comunicado por cualquier persona que esté viviéndolo en primera persona. De ésta forma, cualquier usuario que narre en tiempo real cualquier suceso convierte a los medios de comunicación convencionales tales como la tv, la prensa o la radio, que muchas veces presumen de tener la última hora, en auténticos dinosaurios. No en vano muchos periodistas y agencias de noticias acuden a Twitter para recoger la información de última hora que los miles de usuarios cuelgan en dicha plataforma para posteriormente divulgarla en los diferentes medios.

Pero no todo iba a ser bueno. Twitter tiene, en mi opinión, dos grandes peligros :

El primero es dejarse atrapar por la red. Acabas teniendo una necesidad de actualidad real, de inmediatez y de hacerte seguidor de un ingenio que no superan ni los mejores creativos de las mejores agencias de publicidad. Twitter engancha, y mucho.

El segundo es que estás tremendamente expuesto a que te copien. Sí, la vida es así. Los usuarios de twitter se alimentan de retweets y cuantos más consiguen, más sube su ego, por lo que muchos personajes sin escrúpulos hacen suyas tus noticias, tus chistes, tu ingenio y hasta tus textos. Ante ello, actitud positiva : si te copian es porque eres bueno y, al fin y al cabo, compartir es vivir.

Pese a ellos, esta maleta es una auténtica fanática de Larry Bird y, desde aquí, os animo a todos a meteros en un mundo tan fascinante como embriagador.

PD: Para aquellos que dicen: “Yo no tengo tiempo para meterme en Twitter, eso es para gente que tiene tiempo libre, o no tiene vida social”, les diré que «el tiempo es la cosa más valiosa que el hombre puede gastar» (Teofrasto) y Twitter te ahorra mucho tiempo, créeme.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *